Del “baby boom” al “grandpa boom”

Elena Moreno

Seguro que todos hemos oído (o dicho) aquello de: “¡Es que los chinos están por todas partes!”. Supongo que poco importaba que fueran chinos, japoneses, coreanos o vietnamitas, el caso es que tenían los ojos rasgados (o achinados, que curiosamente la lengua también generaliza).

Tengamos en cuenta ahora que en Asia vive la mitad de la población mundial y a lo mejor no parece tan sorprendente. Pues bien, para los que estén asustados, el baby boom ya ha explotado, y parece que cada vez nacen menos bebés.

En el continente asiático la tasa de fertilidad será de 2,1 hijos, 3,7 menos que en 1960. La tasa de fertilidad es el número de hijos que tendría una mujer si viviera hasta el final de sus años de fertilidad y diera a luz de acuerdo con las tasas de fertilidad promedio para cada edad.

IMG_1076

El descenso en fertilidad no solo sucede en Asia, sino que está afectando a nivel mundial. Pero el caso de Asia es diferente: Primero porque como hemos dicho la mitad de la población mundial vive en el continente asiático (4,3 mil millones) y segundo porque el alto número de fertilidad de Oriente Medio mantiene a flote la media del continente.

Para que la población se mantenga estable, es necesario que una mujer tenga como mínimo dos hijos, para sustituirla a ella y al padre en un futuro. Esto se conoce como la tasa de reposición, y Asia del Este, con 1,7 hijos por mujer, está por debajo.

Unas tasas de fertilidad bajas tienen su lado positivo. Para empezar, están asociadas con niveles altos de educación, pues es más asequible enviar a un hijo a la escuela que a dos; además, con una educación mejor, los trabajadores tendrán unos niveles de vida más altos; y para terminar, con el acceso al trabajo, las mujeres tendrán más autonomía. Pero sobre todo, y este es uno de los secretos del crecimiento económico de Asia en los últimos 50 años, ha causado que, con menos bebés y menos ancianos, el número de adultos en edad laboral fuera muy elevado.

Aquí es cuando viene el lado negativo. ¿Qué pasa ahora con esos adultos en edad laboral y con unas tasas de fertilidad en descenso?

Sadness

En China, por ejemplo, se espera que el número de personas con edades de entre 15 y 29 años disminuya 30 millones. Esto supone menos oferta de trabajo y más presión en los salarios, pues el nivel de vida sigue mejorando.

Otro problema surge cuando los países asiáticos empiezan a tener menos de 2 hijos por mujer y abandonan la idea tradicional de una familia grande con más de dos hijos. Esto está pasando en Rusia y en Japón, pero también en China, con la política del hijo único. China además presenta el problema de los abortos selectivos que se dieron durante la vigencia de esta política, y ahora hay menos mujeres chinas en edad de procrear, creando una desigualdad preocupante.

No creo que la presencia de los asiáticos se note menos, pero todo parece apuntar a que notaremos cómo la media de edad aumenta en el continente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s