La batalla de los mongoles

Pocas semanas antes de que Hitler invadiera Polonia, la URSS y Japón libraron la mayor batalla que se había visto hasta entonces.

La batalla de Khalkhin – Gol fue una de las batallas más importantes de la Segunda Guerra Mundial. Sorprendentemente, a día de hoy casi nadie ha odio hablar de ella.

A finales de los años 30, Mongolia y Manchuria eran dos estados en manos de la URSS y Japón. La frontera entre los dos estados era objeto de disputa: mientras que Mongolia sostenía que la frontera se encontraba tras el pueblo de Nomonhan, Manchuria decía que esta estaba 16 km más al este en el rio Khalkhin-Gol.file570

Ambos países ya se habían enfrentado en varias ocasiones, la batalla de Khalkin – Gol se originó, cuando en 1938, una pequeña unidad de caballería mongola entró en la zona de disputa en busca de pastos. Estos intrusos fueron expulsados por tropas de Manchuria, a los pocos días estos mongoles volvieron con más efectivos y obligaron a las tropas de Manchuria a que se retirasen.

El conflicto fue degenerando progresivamente hasta que las tropas rusas y japonesas se enfrentaron directamente entre si dejando más de 100 muertos.

Tras este enfrentamiento hubo más de un mes de calma en el que los dos ejércitos se reforzaron ante la tormenta que se avecinaba.

El 27 de Junio de 1938 la fuerza aérea japonesa bombardeo la base aérea de la URSS en Tamsak – Bulak, Mongolia. Este ataque pillo desprevenido a los soviéticos que perdieron muchas unidades aéreas durante el ataque.

Al ataque aéreo le continúo uno terrestre. Desde el norte las tropas japonesas lanzaron un primer asalto el 1 de julio. Expulsaron a las tropas soviéticas de la montaña Bainstagan e iniciaron rápido su avance hacia el sur. Al día siguiente, el destacamento que había en el sur entró en acción. Pero los soldados del General Komatsubara fueron incapaces de aprovechar el éxito del ataque inicial por culpa de su mala preparación.

El 5 de Julio, y tras el estancamiento del ataque, el ejército japonés retrocedió hasta sus posiciones iniciales.

Después del fracaso del primer ataque, los japoneses se retiraron para planificar su próximo movimiento. La derrota no era una opción para Komatsubara, quien, tras dejar recuperarse a sus hombres durante una noche ideo un segundo ataque basado en el uso de la fuerza bruta.khalkhin1g

El 23 de julio, apoyadas por un gran bombardeo de artillería, dos divisiones niponas lanzaron un ataque contra las tropas soviéticas que por entonces ya habían cruzado el río y defendían el puente Kawatama.

Tras varios días de feroces combates, los japoneses apenas habían logrado pequeños avances, siendo incapaces de romper las líneas soviéticas y alcanzar el tan ansiado puente. A pesar de haber supuesto miles de bajas, la batalla se encontraba en un punto muerto.
Aunque los preparativos de un tercer ataque japonés iban por buen camino, el ejército soviético liderado por Zhúkov acabaría con Komatsubara.

El 20 de agosto, Zhúkov había acumulado más de 50.000 hombres, 498 tanques y 250 aviones. Las fuerzas japonesas a las que se enfrentaba eran bastante similares, pero ni estaban tan bien armadas ni sabían del contraataque que les venía encima.

El contraataque soviético consistió en un ataque combinado clásico: mientras miles de soldados de infantería atacaron frontalmente las tropas japonesas, los tanques rodearon los flancos y la artillería y la aviación machacaron al ejército nipón.

El 31 de agosto las fuerzas japonesas estaban completamente diezmadas y rodeadas. Unas cuantas unidades consiguieron escapar del cerco, pero el resto siguieron la tradición marcial nipona y no se rindieron. Zhúkov acabó con ellos a base de ataques de artillería.

Al día siguiente, en el otro extremo de la URSS, Hitler y Stalin invadían y se repartían Polonia.

Aunque técnicamente era un aliado de la Alemania Nazi, Stalin optó por la prudencia y se aseguró que el flanco oriental quedara estabilizado. En lugar de aprovechar su ventaja táctica y agravar el conflicto, las tropas de Zhúkov recibieron la orden de asegurar y mantener sus posiciones en Khalkhin-Gol, la frontera que anteriormente habían reclamado.

La batalla de Khalkhin-Gol demostró definitivamente a los militares expansionistas nipones que no eran rival para la URSS, especialmente mientras el grueso de sus tropas se encontraba enfangado en China. Mientras que los soviéticos conseguían un efecto demoledor con su innovador ataque combinado, los japoneses seguían estancados en una mentalidad anticuada que valoraba antes el honor y la valentía personal que disponer de fuerzas masivas y acorazadas.

Cuando Hitler invadió finalmente la Unión Soviética en 1941, los japoneses recordaron la lección recibida en Khalkhin-Gol y optaron por permanecer al margen, rechazando atacar simultáneamente la URSS y permitiendo así que el ejército soviético pudiera concentrar todas sus fuerzas en un único frente. A su vez, esto contribuyó a que la Alemania Nazi tuviera que luchar durante cuatro largos años en dos frentes, contra la URSS en el este y contra los Estados Unidos y el Reino Unido en el oeste. s_c13_00000029

La derrota de Khalkhin-Gol también puede ser vista como el factor decisivo que empujó Japón a dirigirse hacia el Pacífico. Desde el momento que la expansión hacia el noroeste ya no era una opción, sus ansias de nuevas colonias les llevarían a enfrentarse con los Estados Unidos. Así que se puede afirmar que si no hubiese perdido esa batalla, Japón seguramente nunca habría atacado Pearl Harbour. Además, al pasar a tener unas colonias mucho más dispersas y peor defendidas, se convirtió en un enemigo de menor entidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s