La maldición de nacer mujer

Lucía Lara Gavilán

En diciembre de 2012 una estudiante de fisioterapia era violada en grupo en un autobús de Nueva Delhi. Los autores del crimen decidieron darle una lección por ir acompañada de un chico a altas horas de la noche. La forzaron sádicamente y le destrozaron los intestinos. La joven tuvo que ser trasladada a un hospital de Singapur, especializado en trasplantes, pero los daños cerebrales y corporales acabaron con su vida unos días más tarde.

Para la sorpresa de los agresores, el pueblo no se calló, y harto de la despiadada violencia machista salió a la calle a protestar, exigiendo una mayor protección para las mujeres y penas más duras para los violadores. Desde entonces, los medios de todo el mundo cubren cada día nuevos casos de violencia de género en la India.

El pasado 31 de diciembre, una adolescente fue violada y quemada viva por siete supuestos “amigos suyos”. Unos días después, llegó un nuevo escándalo. Un consejo tribal de patriarcas del distrito de Birbhum ordenó la violación colectiva de una mujer, como castigo por mantener una relación de noviazgo con un hombre de otra localidad.

En un primer momento, la pareja fue multada, pero la familia de la chica no tenía medios para saldar la deuda. Algunos hombres del pueblo organizaron un consejo y procedieron con la violación, que acabó con la víctima de 20 años en el hospital. Los mismos patriarcas del distrito fueron denunciados en 2010 por obligar a tres mujeres a caminar desnudas por el pueblo, como condena por otra “ofensa” del mismo calibre.

Mujer indiaParece que las agresiones sexuales se disparan en el país asiático, o a lo mejor sólo ha aumentado el número de denuncias. Delatar al malhechor no siempre es fácil. A la última víctima, una chica de 25 años, le costó tres reunir el valor. El pasado 6 de febrero se dirigía con su madre a testificar en los tribunales cuando fueron víctimas de un tiroteo. La joven murió en el acto y su madre resultó gravemente herida.

Horas más tarde la policía del Estado de Rajasthan encontraba el cadáver de una niña de 14 años dentro de un pozo. Según las pruebas había sido violada y asesinada, una práctica cotidiana que empieza a parecer su pan de cada día.

Esta abominable lacra no afecta solo a locales. Ninguna mujer es inmune a ella dentro de sus fronteras. En 2013 una irlandesa que viajó a Calcuta como voluntaria fue drogada y violada por un empresario local. En marzo, una británica saltó por la ventana de su hotel para escapar de los ataques de un grupo de hombres, y una turista suiza fue agredida por otros seis. Este año, las protagonistas han sido una turista danesa acosada por ocho hombres en Nueva Delhi, y una cooperante alemana de tan solo 18 años, que fue forzada en un tren.

Como respuesta a esta aberración, se resienten el sector turístico, las relaciones internacionales y la cooperación. Pero mientras decenas de mujeres occidentales optan por cambiar el destino de sus billetes, la vida de las autóctonas sigue abocada a la violencia y al sufrimiento. Nacer mujer en la India se ha convertido, o quizás siempre ha sido, una maldición.

imagesCabe preguntarse por las causas de este maltrato, si es que tiene origen o posible explicación. Puede ser que haya existido siempre pero por algún motivo hace años no interesaba que llegara a nuestros oídos. Y también es posible que exista en muchos otros lugares del mundo sin que se hable tanto de ello. Lugares en los que las mujeres se utilizan como arma de guerra, o en los que son violadas cada día, sistemáticamente, por el mero hecho de nacer mujer. Lugares en los que no son más que esclavas, monedas de cambio, objetos sexuales. Y el hombre no se conforma con violarla. Uno de cada cuatro indios admite haber cometido actos de violencia contra las mujeres.

En algunos lugares del país surasiático las mujeres son obligadas a incinerarse junto a sus difuntos maridos, para así honrar su memoria. Según un precepto hindú, cuando una mujer se queda viuda tiene tres posibilidades: saltar a la hoguera fúnebre, llevar una vida de sacrificio o casarse con el hermano menor de su marido. Por no hablar de los matrimonios forzados a los que son sometidas cientos de menores.

girl

Miedo, ira, sometimiento. Quizás sea la misma pobreza la principal causa y consecuencia de esta violencia. Claro está que el hinduismo y las tradiciones también tienen un papel clave en la discriminación persistente de la mujer. Discriminación que restringe su propia supervivencia.

La India, con más de mil millones de habitantes, es de los pocos países con mayor proporción de hombres que de mujeres. Una evolución demográfica antinatural. Más allá de la elevada mortalidad materna característica del sur del continente, este desequilibrio se inicia durante el embarazo, con los infanticidios. Muchas son las parejas que deciden abortar si el feto es una niña. Las féminas deben abandonar el hogar al casarse, obligando a sus padres a pagar una elevada dote. Aquellas mujeres que pertenecen a castas inferiores o residen en aldeas patriarcales están especialmente expuestas a la violencia; y un 90 por ciento de la población vive en zonas rurales.

La oleada de protestas ocasionada por la muerte de la estudiante universitaria en 2012 ha hecho que el Gobierno endurezca la legislación contra los violadores. Pero la tragedia persiste. Según Amnistía Internacional, la violencia contra mujeres y niñas constituye la violación de los derechos humanos más extendida en la actualidad. Se trata de una tragedia de dimensiones mundiales y solo podrá frenarse si todos los Estados consideran estos abusos como delitos graves y acaban con la impunidad de sus autores.

“Mientras se nieguen los derechos humanos a las mujeres, en cualquier parte del mundo, no puede haber justicia ni paz.” Shrin Ebadi, premio Nobel de la Paz

Water, película recomendada

images2

Anuncios

2 pensamientos en “La maldición de nacer mujer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s