头顶着灰天 Los días grises de China

Elena Moreno

Hace dos días fueron noticia los planes anticontaminación que planea lanzar el gobierno chino para mejorar la calidad del aire. Se trata de su mayor proyección hacia la lucha contra la contaminación, y lo hará a través de un incremento en precios, impuestos e inversión.

            Entonces, ¿esta vez van en serio?

Su objetivo es reducir para el 2017 la densidad de partículas en suspensión en un 10%. Es decir, que con suerte, la calidad del aire pasará de ser “severamente mala” a “muy mala”. Según los índices de calidad del aire, si los niveles de partículas finas PM2.5 superan los 300, no se debería salir de casa. Beijing ahora mismo tiene un índice de 250, pero si se reduce en un 10% a lo mejor los pekineses podrían salir de casa pero con mascarillas, a ser posible.

          ¿Cómo hemos llegado hasta aquí?

La rápida industrialización y el extraordinario crecimiento económico que ha experimentado China en las últimas décadas están pasando factura al país asiático. Las prioridades del gobierno chino se centran principalmente en mantener el crecimiento económico y en reducir la pobreza. Pero se está pasando por encima del medio ambiente y los niveles de contaminación son casi insostenibles. El mayor culpable del deterioro medioambiental es precisamente el desarrollo económico, la industrialización y los altos niveles de exportaciones chinas. Pero existen además otros culpables, algunos más sociales que económicos, que también contribuyen al problema.

Urbanización
El rápido crecimiento característico de la costa este de China se está extendiendo por las zonas interiores del país. Esto puede suponer o bien una oportunidad de oro para los que aspiren a cumplir su “sueño chino”, o bien una pesadilla para los que se preocupen por sus pulmones. Las zonas urbanas emiten tres veces más CO2 per cápita que las rurales, por lo que la creación de nuevas ciudades industrializadas supondría un aumento considerable en los niveles de emisiones del país.

Crecimiento de la clase media
Con el aumento de la clase media, aumenta también la demanda de materias primas. Esta nueva clase cambia su alimentación, demandando más productos que requieren grandes cantidades de agua, como la carne o el alcohol. También demanda viviendas y bienes de consumo, lo que implica más demanda en energía, metales en bruto o minerales. En definitiva, China tiene y seguirá teniendo que enfrentarse a una demanda que excede sus propios recursos.

Contaminación del aire y el agua
China es el país con más emisiones de CO2 del mundo, habiendo superado a Estados Unidos en el año 2007. De las 500 ciudades más grandes de China, menos del 1% cumple los estándares de la calidad del aire de la Organización Mundial de la Salud (OMS). La contaminación del aire afecta directamente a los ciudadanos, víctimas de enfermedades pulmonares crónicas. La contaminación del aire también provoca la lluvia ácida, principal responsable de la desertificación. Más de un cuarto de la tierra china no es cultivable, por lo que se abusa de fertilizantes y pesticidas, que contaminan el agua.

Energía
La demanda de energía está inevitablemente ligada al crecimiento. Por ejemplo, desde 2004 el número de coches vendidos en China ha crecido a una tasa anual media de más del 20%; y la demanda de la clase media también supone una presión sobre el petróleo y la energía. En 2011, por ejemplo, se realizaron uno 18 millones de vuelos comerciales, sin contar con los vuelos militares o en jets privados.

Hermetismo y opacidad
En 2013, el medio ambiente ha sido la mayor causa de conflictos sociales, llegando a superar la expropiación ilegal de la propiedad. El activismo y el compromiso ambientales mueve a más de 3.500 ONG y a miles de ciudadanos chinos en la lucha contra la contaminación del aire.

Pero el gobierno no acepta esta participación política, sino que por el contrario hace todo lo posible para contener a la sociedad, limitando la información que se puede compartir en Internet o impidiendo a las ONG medioambientales que puedan presentar demandas legales a los que más contaminan.

               En definitiva… 

El panorama medioambiental en China se ve muy negro. El crecimiento económico sin antecedentes ha pasado por cada casa, cambiando la costumbre de consultar el tiempo para saber si coger el paraguas, a mirarlo para saber si se puede hacer ejercicio o incluso salir de casa. La ceguera provocada por este crecimiento ha causado unos niveles de contaminación que ofrecen datos tan aterradores como que hasta el 20% de los ríos chinos son tóxicos al contacto humano o que se ha reducido la esperanza de vida en 5.5 años.

Parece que ha tenido que tocar fondo para que los de arriba se dieran cuenta de que esta situación también es un impedimento para el desarrollo económico y social del país. En 2011, el ministro del medio ambiente Zhou Shengxian reconoció que el deterioro del entorno ecológico supone un grave impedimento para el crecimiento del país.

A pesar de que 2011 me parece un poco tarde para darse cuenta, soy optimista en tanto que creo que a partir de ahora se tomarán más medidas para proteger el medio ambiente.

No sé muy bien si se debería a todos los que sufren enfermedades crónicas y a las crecientes manifestaciones, o se debería más bien al coste económico de la contaminación, el deterioro de la calidad del suelo o la desaparición de zonas húmedas, estimado en un 3.9% del PIB nacional en 2008 según la CAEP.

En cualquier caso, el creciente número de habitantes en las ciudades chinas será determinante para que los funcionarios chinos se tengan que acercar más a unos ciudadanos cada vez menos pacientes, compartiendo más información y comprometiéndose más. En este caso, el progreso medioambiental se debe en gran medida a los ciudadanos, cuyos esfuerzos son la base y el impulso del cambio. A pesar de que intenten apagar sus voces, cada vez están llegando a oídos de más gente así como al sentido de la responsabilidad de los encargados de cambiar la situación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s