El hombre que se acostaba con muñecas

Supongo que todos los que me leéis habéis tenido algún tipo de relación amorosa más o menos larga, por lo que todos tenemos en la mente cuales son las etapas clásicas en una relación, etapas que queramos o no según como sea la relación duraran más o menos.

Para no tener que estar inventando ejemplos ni historias al respecto de este tema me pondré yo mismo de ejemplo. En mis 25 años de vida he tenido dos relaciones “estables” la primera duro 7 años y fue cosa de niños, pues comenzamos con 12 años y nos diluimos con 19.Mi segunda relación termino hace 3 años y duro 4 más o menos, de la primera no me acuerdo de las etapas es mas no podría señalarlas porque fue una auténtica locura, pero en la segunda sí.

Cuando comencé la universidad tenia novia pero al poco tiempo lo dejamos y encontré a X, al comienzo todo fue un poco extraño éramos muy diferentes y casi ni nos soportábamos, ella era la típica niña bien que estudiaba en el CEU de padres conservadores y por ende X también era conservadora, pero conservadora de meeting y banderita detrás del político de turno, mientras que yo era un tío progresista que de cuando en cuando se las daba de intelectual izquierdoso , visceral a más no poder, un tío cercano y simpático que igual se iba a un restaurante con traje a cenar como que se compraba unas cervezas y pasaba la tarde hablando de que haría si le tocase la lotería.

Pero sin comerlo ni beberlo la enamoré (soy un hombre jamás admitiré que me enamoró y perdí el culo por ella), durante un par de meses la lleve a cenar, la agasaje con todo tipo de quedadas culturales, fui a cenar a sitios que jamás había oído, estuve con su familia y los conocí a todos incluso me corte mi hermosa melena y mi poblada barba porque le picaba cuando me daba 2 besos.

Lo hice todo, la tenía que conquistar, me emplee a fondo como buen caballero que me han enseñado a ser, hasta que un 10 de mayo de 2008 me dijo que me quería y me beso ( tampoco admitiré jamás que fui yo el que dijo primero te quiero), y ahí empezó la primera etapa, una etapa en la que cualquier movimiento de ella me servía como pretexto para acercarme a su oído y decirle las palabras exactas para que me dejara hacerle el amor de la forma más fantástica que podía (seamos sinceros hacia lo que podía que no era poco), no nos hacía falta mucho para parecer monos con que nos miráramos nos sobraba, tampoco nos importaba mucho el lugar en el que estuviésemos, mi casa, su casa, mi coche, su coche, al medio de la playa, en un castillo del siglo XV o en un cine, no había ningún remilgo, éramos pura pasión, como por conversaciones sé que son muchas parejas al principio de su periplo.

Tras el verano y la vuelta a las clases todo se tranquilizó, aprovechábamos los fines de semana y en periodo examinal como buenos estudiantes relajábamos tensiones habitualmente, durante esa etapa alternábamos periodos en los que volvíamos a ser animales (yo es que soy bastante animal para ciertas cosas) con periodos en los que hacíamos muy poco pero en los que nuestra compenetración y complicidad eran tan grandes que no nos hacía falta más.

Luego por desgracia llego la tercera y más dolorosa etapa (espero que si tenéis pareja actualmente disfrutéis de ella y que jamás lleguéis a la tercera) una época en la que tocarnos era algo extraño, una etapa en la que nos distanciamos hasta que un día X se fue sin avisarme con otro señorito conservador y comenzaron su primera etapa (aunque aún estaba en la tercera conmigo).

Estoy seguro que muchos/as de los que me leéis os habéis visto reflejados en alguna de esas etapas, sobretodo en la etapa en la que no podéis dejar de disfrutar de vuestra pareja, la etapa en la que la pasión es vuestra constitución.

Ahora imaginad comenzar una relación sin primera etapa, una relación que aparte de saltarse la primera etapa también se salta la segunda, entonces ¿una relación directa a los sinsabores de la tercera etapa en la que tocar a la otra persona es misión imposible?

Pues aunque no lo crean existe un lugar de la tierra en el que esto está de moda, y ese lugar es Japón.

En el país nipón hay una moda que está causando estragos desde hace varios lustros, la moda por la cual los hombres no quieren mantener relaciones sexuales con sus mujeres, una moda que se centra en el egoísmo del hombre por encontrar el placer en uno mismo sin pensar en las necesidades de su pareja.

En la actualidad diversos estudios del gobierno del país del sol naciente han demostrado que 1 de cada 3 japoneses ni mantienen ni desean mantener por el momento relaciones sexuales con mujeres y que prefieren visitar los llamados video box en los que cualquier persona alquila una habitación de dos metros cuadrados equipado con juguetes sexuales, una pantalla, un DVD y pañuelos de papel, lugar en el que la persona que lo frecuenta puede darle rienda suelta a sus fantasías masturbándose. Alguno de los visitantes al perder el metro por las horas que pasan allí dentro prefiere dormir en estas cavidades antes que volver en taxi a casa.

Otra de las opciones que utilizan los hombres japoneses es la de comprarse muñecas robotizadas por 10.000 euros, muñecas que son más flexibles que una mujer y que son totalmente creadas al gusto del consumidor, es decir, pueden elegir el color de los ojos, si quieren a la muñeca con bello o sin vello púbico o el tamaño de los pechos, los ciudadanos nipones que están casados incluso prefieren dormir con las muñecas antes que con sus mujeres y la razón de esto es muy clara: con las muñecas no tienen que preocuparse por sus sentimientos mientras que por las mujeres sí.

La última de las opciones que puede tener el ciudadano japonés es el simple prostíbulo, pero no el prostíbulo occidental, sino prostíbulos en los que la única relación sexual que se tiene son las caricias por todo el cuerpo al cliente, sin penetración.

Pero, ¿esto porque? ¿Por qué fuentes oficiales señalas que el 70% de los matrimonios de 40 años no tienen sexo desde hace mínimo 10 años?

La respuesta es rápida, HONOR. Durante la década de los 70 la mayoría de las mujeres castigaban a sus maridos sin sexo si consideraban que sus maridos no ganaban suficiente dinero o si pensaban que su situación en la empresa no era la que se merecía, utilizaban el sexo para presionar los hombres.

Pero esta presión a la larga es irreversible, una situación que el año pasado provoco que Japón fuera el último país en la escala de la tasa de natalidad y que si esta situación persiste Japón pueda perder hasta 25 Millones de habitantes en 2050.

Entre los jóvenes de entre 20 y 30 años se está extendiendo una nueva moda, una tribu urbana llamada Herbívoros, que son personas que no sienten ningún tipo de deseo carnal y por lo que no se acercan a las mujeres, aliviando sus necesidades sexuales ellos solos.

Si han leído mi relato anterior se darán cuenta de una cosa, se darán cuenta que como muchos hombres para conseguir el amor de una mujer hay que currárselo mucho, hay que pensar en la otra persona, no hay que ser egoísta y para que una chica (hablo como chico) te pueda llegar a querer primero tiene que sentirse querida.

Y eso es lo que han perdido los japoneses, no ha  perdido las ganas de tener placer, no han perdido las ganas de mantener relaciones sexuales con sus chicas, lo que han perdido es su honor, son las ganas de flirtear, de salir a la calle  y encontrar a su alma gemela, han perdido las ganas de pasar de la fase 1 a la fase 2 y ser de verdad feliz (no os equivoquéis yo soy más feliz en la fase 2 en la que el cariño es mucho más importante que el sexo y en el que un buen beso y un abrazo largo te hace sentir más que otra cosa), en definitiva, los japoneses han perdido las ganas de enamorar y enamorarse.

Al final tendrá razón el poeta cuando dice que “no hay más miedo que el que se siente cuando ya no sientes na”.

P.D. Cualquier cosa que lean en esta historia es cierta.

P.D.2. Como autor de este articulo me permito la licencia de decir que si alguna joven esta interesada en mantener una fase 2 conmigo yo estoy totalmente disponible y estudiare con agrado cualquier oferta. 😉

P.D.3. Os dejo el documental “el imperio de los sin sexo” emitido en La 2.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s