Disculpe, ¿cómo ha dicho que se llama?

niña-camboyana

En los últimos días una idea retumba con más fuerza que nunca en mi mente, la semana pasada estaba viendo las noticias en mi casa y escuché una cosa que me dejó flasheado y es que en China se había incrementado el número de niñas que llegaban a los 10 años y no se tenía ninguna clase de registro sobre ellas.

Este desconocimiento de su existencia por parte de las autoridades del gigante asiático provoca que estas niñas no tengan derecho a sanidad, no tengan derecho a la educación y lo peor de todo, que se pueda comerciar con ellas, ya que no existen para nadie.

Pero, ¿Cómo China ha podido llegar a estos niveles de desconocimiento de sus ciudadanas más pequeñas?

Para poder responder a esta pregunta tenemos que remontarnos a 1979, año en el que el gobierno comunista de China decidió instaurar la política del hijo único por motivos de limitar y reducir drásticamente el número de ciudadanos de su país.

Pero antes de 1979, el gobierno del gigante asiático ya había hecho recomendaciones a sus ciudadanos, limitando a dos el número de hijos en las ciudades y a cuatro en las zonas rurales.

Las razones de la instauración de esta política para el gobierno chino eran claras: la reducción de la población china, que ya superaba los 1.000 millones de habitantes y mejorar el medio ambiente del país.

El objetivo de China era el estabilizar el crecimiento de la población para el año 2000 y crecer solo hasta los 1.200 millones de habitantes. Durante los primeros años de su instauración, la política del hijo único no tuvo una gran aceptación en el medio rural  y los agricultores y los ciudadanos siguieron viviendo de la misma forma. Esto provocó dos cosas: por un lado, que las multas en las zonas urbanas se hicieron mucho más fuertes y restrictivas que en las zonas rurales, por lo que cuando una familia urbana tenía más de un hijo, para no ser multada se mudaba a la zona rural del país; por otro lado, que el gobierno replanteó la política en las zonas rurales y amplió la política a dos hijos siempre y cuando el primer hijo de la familia fuera una niña o estuviese lisiado.

Las multas en las zonas urbanas surtieron un efecto inmediato y la tasa de natalidad en el gigante comunista cayó en picado durante años hasta que en 1999, un año antes de lo pronosticado, se llegó al objetivo que se había marcado.

Pero en lo que no pensaron los gobernantes fue en los problemas que acarrearía esta política. El principal problema a corto plazo es la disminución de niños y niñas, lo que provocó que la asistencia a los centros educativos cayera rápidamente, ya que las familias que trabajaban en el campo tenían pocos hijos y los empleaban desde bien pequeños en las labores propias del agricultor. Esto ocasionó que en estas zonas subiera el índice de analfabetismo.

A colación de este problema subió el desempleo entre los profesores de niños en estas zonas ya que no había tantas matriculaciones y por lo tanto no hacían falta profesores.

A largo plazo los problemas fueron muchos y graves. Desde el punto de vista demográfico, el problema llega hasta nuestros días, pues las familias desde un primer momento han preferido tener niños,  y en este momento por cada niña que nace en China nacen tres niños. A este ritmo, la tasa de nacimientos seguirá cayendo en picado.

El segundo de los problemas, más importante, es que la mano de obra en el campo chino es muy importante y la política del hijo único provocaba y provoca que las familias rurales tuviesen y tengan predilección por tener niños que en unos años pudiesen trabajar en el campo y así ayudar en la economía familiar. Pero, ¿cómo tener solo niñas?

El primer método y en el cual no quiero ahondar es el gran genocidio que ha sufrido el país asiático con la muerte de millones de niñas por el mero hecho de serlo.

El segundo método es el abandono, muchas de las familias que han tenido hijas han dejado a sus pequeñas en las puertas de los hospitales o de las casas de caridad y así dar a sus hijas en adopción.

Pero el método más sorprendente es el que se ha destapado en los últimos meses y que está dando la vuelta al mundo: el método de las niñas sin nombre. La solución adoptada por los ciudadanos chinos que tenían hijas era la de no registrar a sus hijas y así poder seguir beneficiándose de la desgravación fiscal por tener un solo hijo. No ser multado por tener más de un hijo y por lo tanto seguir teniendo más. Así de fácil. 

El problema viene cuando años más tarde estas niñas no han sido registradas en ningún lugar, no tienen nombre, no existen. Estas niñas están fuera de todas las estadísticas existentes, no van a los colegios, por lo que no tienen ningún tipo de educación y la mayoría son analfabetas obligadas a trabajar en el campo y en muchos casos son vendidas en redes de prostitución que últimamente proliferan en el gigante asiático.

Como no están registradas en ningún sitio, estas niñas que en algunos casos ya son mujeres, no pueden ir al médico, causa de que la mortandad sea altísima, tampoco pueden casarse, cosa importantísima en la zona rural de China, ya que no están registradas en ningún lugar, por lo que caen en fortísimas depresiones y acaban suicidándose.

En los últimos años en todas las organizaciones mundiales, China está defendiendo su aperturismo y la adopción de medidas económicas que hacen que está más próxima a los países occidentales.

Pero en el fondo China sigue siendo un país comunista, un país en el que todos deben ser iguales como defiende el comunismo.

¿En serio todos los habitantes de China son iguales?

¿En serio no existen diferencias entre hombres y mujeres o en este caso entre niños y niñas en China?

Mientras sigan existiendo niñas que no tienen nombre en China, el gigante asiático seguirá traicionando a lo más importante que tiene y aquello que le diferencia del resto del mundo: sus principios.

Anuncios

2 pensamientos en “Disculpe, ¿cómo ha dicho que se llama?

  1. Pingback: Disculpe, ¿cómo ha dicho que se llama?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s