Rétame a la locura

Seúl, 30 de Febrero de 2012 (si 30 de Febrero así me aseguro de que el próximo relato jamás ha ocurrido) Ko Hi Han es una alumna de último curso de instituto, lleva un par de años que no tiene casi ninguna comunicación con sus amigas y que habla muy poco con sus padres a pesar de que vive con ellos. Su vida es totalmente monótona, se levanta a las 5 de la mañana, desayuna y estudia una hora, se va a clase donde esta hasta las 2, vuelve a casa, come y a las 3 se encierra en su habitación, le espera una larga de estudio, solo descansa a las 8 para comer algo y seguir estudiando hasta las 11 de la noche cuando cerrara los libros y se acostará.

Como cada día desde hace un tiempo una zozobra recorre el cuerpo de la pequeña coreana, no se siente bien, siente muchísima presión en el instituto por las notas, sus compañeros se ríen de ella porque solo tiene una media de 7 en sus notas y porque aun no tiene claro cuál será su futuro, en su habitación lo tiene todo, desde dos ordenadores hasta videoconsolas o cualquier cosa de última generación pero a la vez no tiene absolutamente nada. Los padres de Han también la presionas para saber qué es lo que hará el próximo año, Ko Hi han no puede más.

Una vez metida en la cama se levanta, se acerca hacia el balcón de su habitación, se sube a la barandilla del balcón y se lanza al vacio, ahí acaba todo, ahí acaba la presión.

El relato que acaban de leer es la historia de una chica de unos 17 años que está en el último curso de lo que aquí llamaríamos bachillerato y que siente la presión académica que sienten los estudiantes de Corea del Sur, las últimas estadísticas referidas a 2012 demuestran que 1 de cada 4 estudiantes del país se suicidan por la presión que sufren por parte de las escuelas y de la sociedad para que lleguen a la excelencia.

Pero la exigencia surcoreana no se queda ahí, en los últimos años el país del sur de la península coreana se ha caracterizado por el milagroso crecimiento económico que están teniendo pese a la grave crisis mundial que se ha sufrido en los últimos años, y la respuesta para esta milagro es fácil, TRABAJO, TRABAJO Y TRABAJO, para ellos la forma de distinguirse de los demás ciudadanos del mundo es la perfección, es el alto grado de exigencia a los que se somete

Pyonyang, Jueves 12 de Diciembre de 2013,  Jang Song – Thaek es ejecutado por el régimen de Corea del Norte, condenado a la pena capital por su propio sobrino, Kim Jong – Un, por los delitos de alta traición e intento de caída del gobierno norcoreano.

Desde la llegada al gobierno del heredero Kim Jong-Un las cosas han cambiado mucho en la cúspide de la sociedad del país del norte de la península coreana, el líder supremo del país sabe que no cuenta con los mismo apoyos con los que contaban su padre y su abuelo y para ganárselos no se lo ocurrió mejor idea que una forma: purgar a todas aquellas personas que no le apoyasen al 100%, no tendría en cuenta nada incluida a su familia, como en este caso.

Las decisiones del líder desde su llegada han sido mucho más duras que las decisiones que tomaba su padre, necesitaba hacerse un nombre dentro y fuera del país y poco a poco, decisión tras decisión se ha ido haciéndose con este nombre, la ejecución de su tio y segundo de a bordo de su gobierno no es más que una declaración de intenciones por parte de Kim de que no le temblará el pulso a la hora de arrasar con todo aquello que no cumpla las normas que marca la filosofía Juche y con ella el comunismo.

Tras ver estas dos noticias que me han asaltado esta semana, una pregunta me ronda la cabeza, más allá de lo que todo conocemos de forma superficial, como es la libertad de prensa, los movimientos masivos de gente, las hambrunas etc. ¿son tan diferentes las sociedades de las dos coreas? ¿En qué se diferencian? ¿En que se parecen?

Y encuentro respuestas fáciles, demasiado fáciles, pues se diferencian en que unos tiene libertad de expresión y otros no, se diferencian en que unos son comunistas y otros capitalistas, se diferencian en que los del sur pueden vivir donde quieran y la verdad es que como dijimos en el artículo anterior, los del norte no.

Vale perfecto, las diferencias a simple vista son enormes, pero, ¿y en que se parecen?

Fíjense, el líder de Corea del Norte es capaz de mandar ejecutar a su propia familia con tal de demostrar cuál es su poder y decir que no le temblara el pulso con tal de que el estado comunista cumpla con los objetivos marcados por el gobierno norcoreano y el partido comunista y el objetivo de este partido no es más que demostrarle al mundo que son perfectos, que su modelo de estado está por encima del resto de modelos y para demostrarlo si hace falta utilizaran la fuerza.

Y ahora relean el relato ficticio de la joven de Corea del Sur (ficticio pero que podría ser totalmente real, menos por las fechas claro), la estudiante de Seúl se suicida por la presión que sufre por parte tanto de sus compañeros, de la sociedad y de sus propios padres para que sea la número 1 de su clase, una presión que viene dada por las exigencias ,como antes he señalado,  que sufren la mayoría de surcoreanos con un solo objetivo, demostrar al resto del mundo que el país asiático es diferente al resto, demostrar al resto del mundo que están por encimas de ellos en eficiencia y en capacidad de trabajo y por ello el gobierno de Corea del Sur permite e incentiva esta clase de presiones sin importarle las altas tasas de suicidio que hay en el país y lo mas preocupante, es que no hace nada para aunque se acabe con las presiones a los alumnos de bachillerato y con ello acabar con los suicidios entre los adolescentes.

He aquí la coincidencia que podemos resumir en una palabra: Perfección. Cierto es que las formas de conseguirla en los dos países es muy diferente, en una se emplea la legalidad y en la otra los derechos humanos están en entredicho pero yo creo que en el fondo estamos hablando de lo mismo, intentar diferenciarse del resto del mundo ejerciendo una fuerza estranguladora sobre sus propios ciudadanos que están ya acostumbrados al yugo del poder.

Para muchos son dos países totalmente distintos que nada tienen que ver, para mí son el mismo país con diferentes gobernantes en cada zona que están consiguiendo un mismo fin, llevar a sus ciudadanos a la mismita locura.

Anuncios

3 pensamientos en “Rétame a la locura

  1. Hombre, reducir las similitudes entre ambos países a un anhelo de perfección que luego intentan vender en la escena internacional quizás sea banalizar demasiado la situación. ¿No?

    No discuto sobre las diferencias entre ambos estados, lo que pasa es que creo que estás comparando el sistema social de Corea del Sur con el comportamiento de una sola persona en Corea del Norte, que por muy líder que sea no sabemos si es representativo de su sociedad.

    Está claro que hay algo que une a las dos coreas, lo que me sorprende es que después de 600 años de imperio (y 60 de secesión) solo sea el anhelo de perfección lo que has encontrado en común entre ambos países.

    Me gusta

    • Por supuesto que tienen más cosas en común los dos estados, como la historia de cuando eran un país unido pero en estos momentos la sociedad de los dos estados solo se rigen por una cosa, buscar el ser la mejor del mundo y quedar por encima de la otra¿ y como hacerlo? muy fácil, por encima de la población

      Me gusta

  2. Pingback: Retame a la Locura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s