Vergogna

Xabi Jiménez Soto

Cierren los ojos y viajen hasta el pasado día 2 de Octubre. No los abran por favor. Desplácense hasta Lampedusa y recuerden que es lo que pasó allí hace justamente hace un mes. Seguramente les venga a la mente una sola imagen,la imagen de 94 féretros colocados en filas.

Sigan con los ojos cerrados. No los abran y piensen en las palabras que dijo el Papa Francisco al visitar Lampedusa a las pocas horas de la catástrofe humanitaria. Las palabras del Santo Padre fueron: Vergüenza esto es una vergüenza.

Y no se equivoca. No erraba en calificar de vergüenza  una catástrofe en la que murieron 94 personas y en la que más de 350 a día de hoy aún siguen desaparecidas. Una catástrofe que con las medidas adecuadas podría haber sido evitada.

Pero ¿esta vergüenza es solo aplicable al problema de los flujos migratorios que hay en Europa? ¿También tienen este problema en otras partes del mundo? ¿Y en Asia? ¿Existe este problema en oriente?

La respuesta es sí.  Las razones son las mismas que las de la inmigración en Europa; crisis económica, pobreza y gobiernos dictatoriales que persiguen a todos aquellos que no comparten su misma filosofía de vida.

Y el caso más extremo de estas migraciones en el continente asiático podemos encontrarlo en las migraciones que existen desde Corea del Norte, una situación que queda muy bien descrita en el libro Los acuarios de Pyonyang en el que el protagonista del libro es encerrado durante años por un delito de desobediencia que tuvo su padre y por el cual fueron condenadas 3 generaciones de una misma familia.

La lucha de este joven se resume en una sola cosa, la escapatoria del campo de reeducación en el que se encontraba y de cómo se coló en un barco surcoreano en el que fue encontrado y donde le dieron cobijo hasta llegar a tierra.

¿Y que pasó cuando este joven llego a tierra?

Pues que el gobierno de Corea del Sur automáticamente le dio asilo político y por ende, el permiso de residencia en su país.

Pero no solo Corea del Sur hace esto. Japón cambió completamente su legalidad para así poder atender a todos los norcoreanos que pudiesen escapar de su país y quisiesen establecerse en el país nipon.

Las diferencias entre como pensamos los occidentales y los orientales son totalmente distintas. Nosotros, cuando un inmigrante cruza nuestra frontera en busca de asilo o trabajo, lo primero que algunos piensan es en el coste que este tendrá para nuestro sistema económico. Nosotros pensamos en qué haremos para hacer que vuelva a su país mientras que los orientales son capaces de cambiar toda su legalidad con respecto a la inmigración para así poder ayudar a los que mas lo necesitan. Eso se llama hospitalidad.

Lo nuestro VERGOGNA.

Anuncios

2 pensamientos en “Vergogna

  1. no investigaste bien a fondo…..fijate como china trata a los norcoreanos…..los deporta y los vuelve a norcorea donde les espera la ejecucion. y ademas mientras tanto los tienen igual qaue los americanos s los mexicanos el prisiones para inmigrantes todos asinados….y no solo eso cazan los norcoreanos que pudieran estar viviendo ilegalmente en el pais con el mismo fin que atrapan a los que cruzasn la frontera: deportacion…y con el mismo triste fin.
    NO TODOS LOS ASIATICOS SON TAN ACOGEDORES ….Y LOS QUE LO SON NO CON TODOS.

    Me gusta

    • Por supuesto que los chino que no son tan acogedores con los norcoreanos piensa que son aliados pero los que si son hospitalarios son japoneses y coreanos del sur, en mayor medida los japoneses.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s