Lo siento, es una niña

 

Xabi  Jiménez Soto

BM-BLUE-01447134-jpg_104739

“Tuvo 7 niñas y hasta que no tuvo 1 varón su marido no la dejo descansar” esa es una de las frases que uno puede encontrarse si lee  Grandes Pechos, Amplias caderas de Mo Yan, en este libro el autor trata de plasmar el recorrido de una mujer que vive en el mundo rural chino a finales del siglo XIX y que es muchas ocasiones es rechazada por el mero hecho de no poder darle un hijo varón a su marido.

Pasados unos días y tras acabar de leer a Mo Yan decidí ver The Dictator de Sacha Baron Cohen en la que el cómico estadounidense representa a un dictador de oriente medio que no tiene ningún respeto por la vida y en el que en uno de los momentos de la película asiste a un parto y le dice al padre de la criatura “Lo siento, es una niña.”

Cuando ves esta escena por primera vez en el cine y con el tono de voz del actor puedes en muchos casos reírte pero llega un momento en el que si lo piensas bien es cierto, es cierto que en algunas zonas de Asia el nacimiento de una niña es recibido con tristeza y en muchos casos hasta con repudios a la madre por parte del padre.

Pero, ¿Por qué?

¿Consideran que las mujeres son menos que los hombres? ¿Prefieren tener un hijo varón antes que una hija?

La verdad es que para poder responder a estas preguntas deberíamos hacer un amplio recorrido por todos los países que existen en Asia para ver cuál es el papel de la mujer en cada uno de ellos, pero eso otra vez por causa de espacio y conocimientos es imposible, así que nos centraremos en 3 países en los cuales el papel de la mujer es totalmente antagónico entre sí.

El primero de estos países asiáticos es India, un país en el que un 25% de las mujeres han sufrido en la última década algún tipo de violación por parte de varones que en muchos no han sido ni siquiera condenados por dicho delito.

Lo primero que debemos entender cuando hablamos de India es que es un país en el que más de 350 millones de personas viven en una total y absoluta pobreza y que esta pobreza es la que en muchos casos marca cual será el destino de la mujer.

Cuando una niña nace en el seno de una familia pobre en India tiene 3 caminos, el primero de ellos es la muerte, ya que muchas de las niñas que nacen en el país hindú mueren nada más nacer.

El segundo de los destinos para una nena nada más nacer es el tráfico de niñas, algunos de los hombres repudian el tener una hija ya que piensan que no sirven para nada y las venden como mano de obra a las zonas interiores y más agrícolas del país para que allí puedan servir.

El tercer camino que puede tomar una niña es el de la supervivencia y el ser criada por parte de sus progenitores en su infancia, y es ahí donde se ve cual es la verdadera situación de la mujer en India, pues los padres desde que es bien pequeña están buscando poder casarla con un varón que sea más mayor que ella y de una casta superior para así poder hacer negocio con la dote que se pide.

Una vez casada la situación no mejora mucho, pues la mujer debe encargarse de los hijos e hijas que pueda tener y un gran porcentaje muere al obligarlas abortar al estar embarazadas de niñas, pero la sanidad y las condiciones higiénicas no son las más saludables.

Una vez la mujer pasa todo esto el problema viene por la diferencia de edad entre el marido y la mujer, pues esto provoca que el hombre muera antes y la mujer quede viuda.

¿Y cómo es la vida de una mujer viuda en la India?

Cuando una mujer queda viuda en India para ella es una muerte social ya que la sociedad cree que esto le ha llegado por tener un mal karma y por ello es desterrada y obligada a mudarse a una ciudad más pequeña donde será obligada a la prostitución y la esclavitud para poder sobrevivir.

Es muy habitual ver a cientos de mujeres cada día bañarse al lado del Ganges rezando para que las lleve la muerte.

Esto es tan habitual que en la actualidad se cree que puede haber más de 30 millones de viudas en todo el país.

El segundo de los países que vamos analizar es China, un país sobre el que sobre caen muchos rumores y leyendas del papel de las niñas en el gigante asiático pero, ¿Cuál es la verdad?

En la actualidad el papel de la mujer en China ha mejorado mucho en las dos últimas décadas pero también es cierto que el estatus de las féminas depende totalmente de la zona en la que se viva.

Cuando las mujeres viven en las megalópolis construidas en China su papel es secundario pero ya se van asemejando hacia lo que entendemos como mujer occidental empezando a trabajar en puestos de responsabilidad y no viéndose bajo el férreo dominio de los hombres es una sociedad tan rígida.

Pero en China existe un problema y el problema no es más que la ley del hijo único que sin querer hacerlo de una forma directa provoca una discriminación en la mujer siendo el hijo varón mucho más valorado en la sociedad.

En la sociedad de las urbes esta ley no supone ningún problema ya que en la actualidad la diferencia entre los hombres y las mujeres ya son ínfimas, el problema viene en la sociedad rural en la que la figura del hijo varón gana enteros para trabajar la tierra y en la que el papel de la mujer queda relegado al trabajo en casa.

Este papel de la mujer en China ha llevado en el que en el interior de China en la actualidad exista un déficit de mujeres en esas regiones del gigante asiático que ha provocado que se formen mafias que transportan mujeres en diferentes zonas del país para que se puedan casar con los hombres que hay en zonas desprovistas de mujeres.

Esta situación provoca que el papel de la mujer en estas zonas de China sea de mero objeto y que solo se piense en ellas para reproducirse.

El tercer país asiático que analizaremos es Japón. Un país, el nipón, que es un ejemplo de evolución del papel de la mujer en su sociedad.

A principio de siglo XX el papel de la mujer era el mismo que el que podemos encontrar a día de hoy en las zonas rurales de China, un papel que venía marcado por una sociedad en el que la mujer se veía como una Geisha constante que debía estar siempre perfecta para su hombre, al que debía acompañar a cualquier lado y que debía hacer todo lo que él dijese.

Pero la incursión de Japón en la sociedad internacional y su evolución ha llevado a que el papel de las mujeres sea el mismo que en el mundo occidental con las mismas ventajas y los mismos problemas que nos rodean a nosotros.

Los problemas que hemos analizado anteriormente no son solo exclusivos de la zona de Asia ni siquiera de los tres países vistos, sino que son generalizados en muchas partes del mundo en el que las mujeres sufren repetidas violaciones, regiones en el mundo en el que se piensa que la mujer no debe sentir ningún tipo de placer y se les practica la ablación e incluso zonas en la que las mujeres pintan tan poco que ni siquiera se las deja ni conducir.

La verdad es que desde la comunidad internacional se están creando instrumentos para intentar suavizar estas situaciones además la presión de la opinión pública están siendo claves para que los gobiernos como el de India tomen decisiones legales hacia la indefensión de la mujer.

Nosotros estamos leyendo esto desde nuestro ordenador, nosotros pensamos en muchas ocasiones cuando vemos las noticias en que podemos hacer algo para cambiar el mundo, otros muchos adoptamos y otros hacen donaciones a ONGs para que puedan ayudar a estas mujeres.

Pero en verdad ¿Podemos hacer más? O queremos seguir escuchando “Lo siento, es una niña.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s